Cruz Roja Huesca sale a la calle para recordar el buen uso y desecho de mascarillas y guantes

El voluntariado recomienda el uso de contenedores de resto para evitar riesgo de contagio y daño al medio ambiente y hacen una recogida de protecciones abandonadas en el suelo

Desde el inicio de la pandemia, Cruz Roja ha puesto a disposición de las administraciones públicas todos sus recursos materiales y humanos para actuar contra los efectos sanitarios y sociales derivados del COVID-19.

En estos momentos continúa con su importante e intenso trabajo en diferentes áreas de actividad. Además, en su compromiso con la salud y el medio ambiente, Cruz Roja Huesca está inmersa en una campaña de sensibilización sobre el uso y desecho de las mascarillas y guantes que las personas utilizamos como medida de protección frente al coronavirus

El voluntariado volvió a salir a la calle este viernes para acercar a la población una serie de consejos sobre el uso y también sobre el desecho adecuado de mascarillas y guantes, continuando así una actividad que inició la semana pasada con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente.

Las recomendaciones pasan por recordar la necesidad de utilizar mascarillas como una de las medidas preventivas, junto con el distanciamiento físico y el lavado frecuente de mano, evitar tocarse la cara, etc. y también la importancia de desechar estas protecciones en los lugares adecuados. La mayor parte de estos elementos, ahora imprescindibles, son desechables y por tanto un residuo que hay que gestionar correctamente ya que abandonarlos en entornos naturales o urbanos puede suponer un riesgo para la salud de otras personas y contamina el medioambiente. Lo correcto es tirarlos en los contenedores de descarte o de resto, es decir en el depósito al que van a parar todos aquellos residuos o basura que no cuentan con contenedor específico de reciclaje. Esto es válido también para los elementos de plástico, como los guantes, dada la posibilidad de que estén contaminados.

En su recorrido de este viernes, que se ha centrado en los barrios de la zona norte de Huesca, sobre todo Perpetuo Socorro y María Auxiliadora incluyendo el entorno del centro comercial Coso Real, los equipos de voluntarios y voluntarias, han aprovechado para recoger del suelo numerosos guantes, mascarillas y otros residuos que estaban abandonados. En algún punto se llegaron a recoger hasta 70 mascarillas, si bien, en términos generales el vecindario de Huesca parece tener claro su compromiso con la salud y el medio ambiente y desecha adecuadamente sus elementos de protección frente al coronavirus. 

Periódicamente el voluntariado de Cruz Roja seguirá recorriendo la ciudad para acercar esta campaña a más personas.