Cruz Roja atendió en 2015 a 25.000 personas

Cruz Roja atendió el año pasado a más de 25.000 personas en toda la provincia a través de sus diferentes programas, entre los que destaca el descenso en el apartado de inmigración, confirmándose la tendencia de 2014 y concretándose en 423 usuarios directos en 2015, y el incremento en medio millar, pasando de 4.194 a 4.684, en ayudas totales a personas en situación de extrema vulnerabilidad, lo que se traduce en 3.450 familias a las que se llegó en la lucha contra la pobreza.

La memoria de 2015 fue presentada ayer en Huesca por Sigfrido González, coordinador provincial de Cruz Roja, y Mercedes Pérez, voluntaria de la entidad, que coincidieron en señalar que el de ayer era un día importante “porque presentamos el trabajo de muchas personas, en unos casos remunerados y otros voluntarios, además de reconocer a nuestros socios y a las instituciones que apoyan nuestros programas”, apuntó González.

Cruz Roja “llega a la gente de muchas maneras y de forma global”, comentó Pérez, mientras que el coordinador provincial fue desglosando los diferentes programas de trabajo.

En lo que se refiere a las personas en situación de extrema vulnerabilidad, la cobertura de sus necesidades básicas de alimentación, higiene personal y del hogar, vestido y adquisición de productos sanitarios se hizo a un total de 3.019, a las que se sumaron las que recibieron entregas económicas para hacer frente a los recibos de suministros, educación y transporte, vales para productos perecederos y ayudas de carácter sanitario, y que Cruz Roja repartió entre 1.665 personas.

Sigfrido González reconoció que en muchas familias “hay una cronificación de la crisis”, y que la situación sólo cambia cuando se encuentra un puesto de trabajo, de allí la importancia a la formación, con 225 cursos en los que participaron 2.559 personas, y del plan de empleo de Cruz Roja, “que tiene la misión de contribuir a la integración de los más desfavorecidos y de su inserción en el mercado laboral en condiciones de igualdad”.

En 2015 participaron en la orientación laboral 489 personas (191 hombres y 298 mujeres), de los que 107 lograron la inserción, de ellas 79 mujeres. Por otra parte, en los talleres de mejora de empleabilidad para las mujeres se contó con 27. Esta presencia de la mujer también fue mayor en la información para el empleo (54 personas y 38 mujeres) y en el acompañamiento hacia el empleo en los afectados por la crisis, con 220 en total, 92 hombres y 128 mujeres.

En el programa de mujeres en dificultad social, el esfuerzo de Cruz Roja se orienta en dos líneas de trabajo, el acogimiento, atención y asesoramiento a las que están en situación de precariedad, donde se atendió a 35, y el servicio de protección para víctimas de la violencia de género, por el que pasaron 55.

En el programa de acogida a los inmigrantes, el número de atenciones sigue descendiendo con 423 usuarios directos y 486 indirectos, el año pasado. “Ante la falta de empleo, hay personas que se van a ciudades más grandes o vuelven a sus países de origen”, apuntó Sigfrido González, lo que confirma esta reducción.

INFANCIA Y PERSONAS MAYORES

Cruz Roja, además de desarrollar una actividad preventiva hacia el colectivo de los menores, trabaja en la protección de la infancia más vulnerable y en situación de riesgo.

En la intervención socioeducativa con menores bajo medidas de responsabilidad penal, once prestaron el año pasado servicios a la comunidad a través de Cruz Roja, beneficiándose al mismo tiempo de medidas educativas, mientras que en la atención a menores con familias en dificultad social, se prestaron acciones integrales a 546 personas.

En lo referente a las personas mayores atendidas fueron 5.201, además de 810 con discapacidad. Los proyectos que Cruz Roja desarrolla en este ámbito van destinados a disminuir la soledad y el aislamiento de los usuarios, contribuir al mantenimiento de su autonomía personal y que continúen en su entorno sociocomunitario y mejorar su calidad de vida. Así, la ayuda a domicilio complementaria se dio a 1.019 personas mayores y a 26 con discapacidad. De la ayuda a domicilio básica se beneficiaron 57, de los productos de apoyo para tener mayor autonomía 14, del transporte en vehículos adaptados 545, del servicio de proximidad en promoción de la salud 604, prevención de enfermedades transmisibles 265, olas de calor y frío, 617 y salud, 14 personas.

Respecto a la atención, seguimiento y protección de los mayores más vulnerables, se ha incrementado notablemente la teleasistencia móvil, pasando de 90 en 2014 a 419 el año pasado, al ofrecer una atención inmediata y fuera del domicilio a través del teléfono móvil. En teleasistencia domiciliaria se atendió a 4.429, mientras que el servicio de localización de personas (Lope) se utilizó en quince ocasiones.

CRUZ ROJA JUVENTUD

La sección de Cruz Roja Juventud la integran niños y jóvenes de entre 8 y 30 años. En 2015 participaron en ella 5.303 y hubo un total de 9.259 intervenciones que por áreas fueron: 1.448 en inclusión social, 1.922 en participación, 497 en educación vial y prevención de accidentes, 3.507 en educación para la salud y 60 en perspectiva de género y coeducación.

Para atender estas necesidades concretas de los diferentes colectivos, Cruz Roja contó en 2015 con 2.688 voluntarios que cada vez están más volcados en campañas específicas.

Por lo que respecta a las contribuciones económicas que permiten afrontar todos estos proyectos, están las cuotas de los socios, 15.850, a las que hay que sumar 364 socios-empresas, así como el Sorteo de Oro, del que se vendieron 46.666 boletos, y la lotería, con 22.640 papeletas.

rp cruz roja

FOTO: Víctor Ibáñez