300.000 menores son combatientes involuntarios en diferentes conflictos bélicos

Para sensibilizar sobre este problema Cruz Roja Huesca instalará este martes, 12 de febrero, una mesa informativa en los Porches de Galicia.

Cruz Roja trabaja cada día para aliviar el sufrimiento de estas víctimas inocentes en todas las circunstancias, sin ningún tipo de discriminación.

El Día Mundial Contra la utilización de Niños y Niñas Soldado o Día de las Manos Rojas se celebra cada 12 de febrero, para contribuir con la erradicación del uso de menores de edad en conflictos armados de todo el mundo. Con esta ocasión y a fin de sensibilizar a los ciudadanos, el área de Cooperación Internacional de Cruz Roja en Huesca instalará una mesa informativa el mismo día 12 en los Porches de Galicia desde las 18.00 a 20.00 horas, en la que dará información sobre la gravísima situación que soportan miles de menores en muchos países del mundo.

El Día Mundial Contra la utilización de Niños y Niñas Soldado se conmemora en esta fecha debido a que el 12 de febrero de 2002 entró en vigor el Protocolo Facultativo de las Naciones Unidas, que prohíbe la participación de niños en los conflictos armados, y exhorta a los gobiernos a tomar todas las medidas necesarias para erradicar este flagelo.

A pesar de todos los esfuerzos que las organizaciones internacionales realizan, el número de niñas y niños soldados no disminuye. Desde hace años, se habla de unos 300.000, una cifra que no se mueve; al revés, da la impresión de que cada vez son más y, como mínimo, el 40% de estos menores soldados son niñas y chicas adolescentes. Niños y niñas que se ven abocados a vivir la guerra de verdad, convirtiéndose en combatientes involuntarios.

Muchos de estos niños están directamente en la línea de combate y otros son obligados a ejercer como cocineros, mensajeros, esclavas sexuales, para realizar ataques suicidas…
Durante el tiempo en el que estos niños están vinculados a las fuerzas y grupos armados, son testigos y víctimas de terribles actos de violencia e incluso son obligados a ejercerla. Con demasiada frecuencia, los niños se ven involucrados directa o indirectamente en las hostilidades.

Los traumas emocionales que esto les puede provocar son difíciles de superar. Algunos son secuestrados; a otros, la pobreza, los malos tratos, la presión de la sociedad o el deseo de vengarse de la violencia contra ellos o sus familias les llevan a unirse a grupos armados y empuñar un arma. Son víctimas inocentes de las atrocidades de la guerra. Para ellos, el regreso a su vida y la recuperación de su infancia es el eje fundamental de ese proceso de reinserción.

Cruz Roja trabaja cada día para aliviar el sufrimiento de estas víctimas inocentes en todas las circunstancia, sin ningún tipo de discriminación, dando cumplimiento a su misión de estar cada vez más cerca de las personas vulnerables, en este sentido todas las acciones de Cruz Roja están intrínsecamente vinculadas a los Principios Fundamentales, al cumplimiento de los Derechos Humanos, los derechos de la infancia y el Derecho Internacional Humanitario.

Compartir: