El Barrio de San Hipólito de Barbastro pone en marcha una campaña de recogida de Alimentos a beneficio de Cruz Roja

Barbastro - 26 noviembre, 2013

Fuente:  Cruz Roja Española en el Somontano

Un año más, el Barrio de San Hipólito de Barbastro pone en alza su valor solidario e inicia, el próximo día 2 de diciembre, la Campaña de Recogida de Alimentos a beneficio de Cruz Roja Somontano, que se prolongará hasta el 16 del mismo mes.

Esta campaña tiene como finalidad atender las necesidades más básicas de las personas que por la situación socio-económica actual precisan atención puntual y urgente. Precisamente, debido a este contexto de crisis que existe en nuestro país, Cruz Roja Española lanzó el llamamiento “Ahora + que nunca” para incrementar su apoyo a las personas más necesitadas y atener a más familias que se encuentran en situación de extrema vulnerabilidad.

Así del 2 al 16 de diciembre, las puertas del local del Barrio de San Hipólito de Barbastro, situadas en la calle de Pablo Sahún, 39, bajos, estarán abiertas de 19.00 a 21.00 horas, para que los ciudadanos que deseen colaborar puedan entregar alimentos.

Concretamente las aportaciones que se solicitan son de productos no perecederos, como leche, arroz, aceite, legumbres, tomate frito, atún, galletas, cereales…

Con las donaciones que se hagan quedará demostrada una vez más la solidariad de la población de la ciudad de Barbastro y comarca.

Todos los productos que se recojan serán entregados por Cruz Roja Española en Somontano a las familias de la comarca, que se encuentren en situación de necesidad.

La distribución de alimentos es una de las acciones más importantes del Llamamiento de Ayuda “‘Ahora + que nunca”, cuyo objetivo era atender a 300.000 personas más en situación de extrema vulnerabilidad entre 2012 y 2013, además de los 2.400.000 personas que atiende anualmente la Organización en España. Un año después del Llamamiento, Cruz Roja ha comunicado la ampliación del mismo hasta 2015, como consecuencia del gran incremento de las demandas de ayuda y de la creciente precarización de la situación socioeconómica de las personas que atiende, porque la red familiar se está agotando y las prestaciones por desempleo y otros subsidios se están consumiendo.